La protección del medio ambiente y de la salud de los consumidores y de los agricultores se garantiza mediante la utilización de técnicas de producción, comercialización y elaboración que

  • Minimizan el uso de productos agroquímicos y de abonos en la producción de alimentos.
  • Aplican procesos que favorecen la diversidad del ecosistema agrícola, puesto que respetan la flora y la fauna autóctonas, y potencian la actividad conservadora del medio rural y del paisaje.
  • Producen de acuerdo con técnicas que tienen en cuenta los modernos conocimientos técnicos y científicos.
  • Adaptan las empresas agrícolas a la forma de producción intensiva para asegurar la viabilidad económica

Los productores, elaboradores y envasadores de los alimentos están obligados a cumplir todas las condiciones fijadas a las normas técnicas de producción establecidas para cada cultivo, como la obligación de traer un cuaderno de explotación y, si procede, un cuaderno de postcosecha, que recogen las anotaciones de todas las intervenciones hechas sobre el cultivo y los productos. Así se controla la historia de los alimentos, desde el campo hasta el punto de venta (trazabilidad).

Las ventajas de certificar las explotaciones bajo este sistema de producción agrícola son diversas:

  • Para el consumidor final, productos de alta calidad y saludables, manteniéndose siempre informado a través de su etiquetado.
  • Para el agricultor, Incremento del valor añadido de los productos agrícolas y sostenibilidad de la producción agraria.
  • Para el Medio Ambiente, disminución del uso de productos químicos y un uso racional de los recursos naturales.

La producción integrada da respuesta a las demandas de calidad y seguridad en los alimentos que exigen los consumidores responsables. La producción integrada da respuesta a la exigencia de la obtención de productos agrícolas de alta calidad, mediante el empleo de prácticas de cultivo que respeten el medio ambiente , utilizando sistemas agrícolas de obtención de vegetales que aprovechan al máximo los recursos y los mecanismos de producción naturales y aseguran a largo plazo una agricultura sostenible, introduciendo en ella métodos biológicos y químicos de control, y otras técnicas que compatibilicen las exigencias de la sociedad, la protección del medio ambiente y la productividad agrícola, así como las operaciones realizadas para la manipulación, envasado, transformación y etiquetado de productos vegetales acogidos al sistema (RD 1201/2002, de 20 de noviembre, por el que se regula la producción integrada de productos agrícolas).

El proceso de certificación incluye varias fases. Los operadores interesados en obtener el certificado de producción Integrada por primera vez deberan realizar obligatoriamente una visita previa a las parcelas y centros de manipulación, envasado y transformación de nueva inscripción en las Comunidades Autonomas de Comunidad Valenciana, Aragón, Murcia, Cataluña, Andalucía, Galicia, Canarias, Extremadura y Castilla León.

Una vez realizada la auditoria previa y emitido el informe de la misma, el operador se inscribirá el Registro Oficial correspondiente dentro del plazo que la Administración establece incluyendo en la documentación una copia del informe de aptitud de su explotación. Se auditaran tanto a operadores obtentores como a operadores manipuladores (manipula, almacena, envasa, transforma y etiqueta/comercializa).

Existen dos tipos de certificación; Certificación Individual, las auditorias de certificación se realizaran al 100% de los operadores individuales que lo soliciten. Certificación Agrupada, la agrupación debe disponer de un Sistema de Control de la Agrupación y el número de productores (productores muestra) a auditar será el equivalente a la cantidad más elevada que resulte de vn, siendo “n” el número de productores de la agrupación a certificar o 10% del número de productores de la agrupación a certificar.

En caso de detectar alguna no conformidad en la auditoría, el operador dispondrá de un plazo de 30 días naturales para responder a las no conformidades detectadas, mediante el envío de las acciones correctoras que considere y evidencia de la implantación de las mismas. Cuando el operador cumpla con los requisitos de la norma se emitirá el Certificado de Conformidad en Producción Integrada y la concesión del uso de la marca.

Kiwa España solicitará para el mantenimientode la certificación al productor que le confirme anualmente, según la Comunidad Autónoma, antes de finalizar el periodo de validez del certificado, la recertificación y confirmación de su registro.

Kiwa podrá llevar a cabo el proceso de certificación en las Comunidades Autónomas y en los productos que se encuentran incluidos en la Lista de Productos y Documentos Normativos (LPDN) en vigor.